La lucha torrecampeña no para de cosechar triunfos y medallas. El último pupilo del Club de Luchas Power en colgarse un metal ha sido Andrés Vizcaíno, que logró un tercer puesto en el Gran Premio de España celebrado el pasado fin de semana. Además, María Cazalla, Elena Torres y María Gómez han recibido un reconocimiento, por parte del Ayuntamiento, por los resultados obtenidos en los Juegos Mundiales Escolares de Deportes de Combate.

El pasado fin de semana se celebró la XIX edición del Torneo Internacional “Gran Premio de España”. Una competición que contó con un total de 44 países y más de 300 luchadores, y donde, como es habitual, hubo representación torrecampeña. Andrés Vizcaíno participó en el evento y finalizó el mismo con un metal colgado del cuello. En concreto se hizo con la medalla de bronce en la categoría de -70kg. “Es un magnífico resultado para Andrés sobre todo si tenemos en cuenta que siendo junior ha luchado en categoría senior. Pero nosotros vamos más allá del resultado, ya que para nuestro club lo importante es la experiencia obtenida de una nueva competición y la posterior concentración Internacional en la que, durante una semana, podrá entrenar con los mejores”, explican los responsables del club a través de sus redes sociales.

Por otro lado, María Cazalla, Elena Torres y María Gómez fueron recibidas en la tarde de ayer en el Ayuntamiento por la alcaldesa, Paqui Medina, y la nueva concejal de Deportes, Gloria Civantos, para recibir un reconocimiento por los resultados obtenidos en los Juegos Mundiales Escolares de Deportes de Combate. Durante el acto la alcaldesa de Torredelcampo mostró su satisfacción por los resultados y resaltó la buena labor que realiza la Escuela Municipal de Lucha y del Club de Lucha Power. “Nos sentimos orgullosas de nuestras luchadoras. Y este reconocimiento es un estímulo al trabajo deportivo, no solo por los premios que cosechan, sino por todo el esfuerzo y constancia que hay detrás de esos resultados”, señaló Medina.

Por su parte, la entrenadora de las tres chicas, Antonia Torres, mostró su agradecimiento por el reconocimiento, definiéndolo como una inyección de autoestima para las deportistas, y matizó: “Una medalla de bronce y una cuarta y séptima posición, en unos juegos mundiales en los que se dan cita los mejores luchadores del mundo, son unos magníficos resultados, sobre todo teniendo en cuenta el alto nivel de la competición”.