Del 7 al 13 de abril se conmemora la Semana Mundial de la Alergia, la cual está dedicada este año 2019 al creciente problema de las alergias alimentarias. Desde las asociaciones de pacientes, como la Asociación Andaluza de Alergia a Alimentos (Avanzax), reclaman una mayor concienciación social sobre esta dolencia y cómo afecta a las personas que la padecen y su entorno, en ámbitos como el sanitario, el educativo y el consumo.

La prevalencia de la alergia alimentaria es cada vez mayor y según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ronda el 3-4% en adultos y 4-7% en niños, lo que significa que en Andalucía se estima que puede haber 250.000 personas afectados por este problema, de los cuales más de 56.000 personas serían niños y niñas.

Por este motivo, Avanzax pide a las administraciones públicas y las empresas mayores esfuerzos por normalizar la vida de las personas con alergia a alimentos, ya que son personas sanas siempre que no entren en contacto con los alérgenos a los que reaccionan, mejorando la prevención y la información y eliminando los obstáculos que generan limitaciones que suponen una importante pérdida de su calidad de vida, garantizando así la seguridad para su salud al tiempo que se promueve una mayor inclusión social de este colectivo. “Desde la Asociación Andaluza de Alergia a Alimentos trabajamos activamente en diversas líneas, con el objetivo de que las administraciones públicas conozcan y se impliquen en dar respuesta a las necesidades del colectivo de pacientes con alergia alimentaria en Andalucía”, señalan.

Además, exigen a la Junta de Andalucía que cumpla el mandato del Parlamento Andaluz de elaborar y poner en marcha un protocolo de prevención y actuación unificado y de obligado cumplimiento en los centros educativos para menores con alergia a alimentos, que se aprobó como Proposición no de Ley hace ya un año en la Comisión de Salud, presentada por el PP y apoyada y mejorada por todos los grupos parlamentarios. “Ha pasado un curso completo y seguimos sin contar con el protocolo”, manifiestan. Asimismo, piden a las administraciones mayor contundencia en la inspección a establecimientos de restauración para el cumplimiento estricto de la normativa de información al consumidor (reglamento europeo 1169/2011 y RD 126/2015) sobre la presencia de los alérgenos de declaración obligatoria. A día de hoy, Avanzax ha constatado y denunciado en numerosas ocasiones el incumplimiento sistemático de esta normativa con etiquetados incorrectos, cartas de alérgenos incompletas, erróneas o incluso inexistentes en muchos establecimientos y, de manera general, carencia de información y formación del personal de la hostelería sobre esta cuestión.