La subdelegada del Gobierno en Jaén, Catalina Madueño, ha destacado el carácter “sensibilizador” de la campaña que durante esta semana ha puesto en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) contra el consumo de drogas y alcohol al volante, y que también se está llevando a cabo en las carreteras jiennenses.

Lo ha hecho durante la visita al puesto de control y vigilancia situado en el punto kilométrico 0,600 de la A-311, dentro del término municipal de Jaén. Madueño ha estado acompañada por el jefe provincial de Tráfico, Juan Diego Ramírez y el presidente provincial de Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas (Aspaym), Carlos Alberto Linares.

Madueño ha hecho hincapié en que los resultados revelan que el aumento de los controles preventivos está favoreciendo un cambio de comportamiento de los ciudadanos sobre esta materia, logrando reducir considerablemente el número de automovilistas que conducen bajo los efectos del alcohol.

En la última campaña, realizada en el pasado mes de diciembre, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil efectuaron pruebas de alcoholemia a 2.448 conductores en las carreteras de la provincia de Jaén, de los que tan solo seis de ellos dieron resultados positivos, lo que supone el 0,25 por ciento.

De forma paralela, los agentes practicaron test salivales para comprobar la presencia de drogas en el organismo a 71 automovilistas, de los que 13 resultaron positivas, es decir el 18,31 por ciento. En todo el año 2018, se realizaron 77.849 pruebas de alcohol, con 829 positivos, el 1,06 por ciento. En cuanto a las 3.095 pruebas de drogas realizadas, 1.020 dieron positivas, el 32,9 por ciento.

Dos de los 28 fallecidos en 2018 en las carreteras de Jaén tuvieron como causa el alcohol en el conductor del vehículo. Los dos fueron en vía urbana (Bailén y Jaén). Esta última circunstancia ha motivado que en esta campaña se vaya a prestar especial dedicación a las inspecciones aleatorias del consumo de drogas, que tiene unos efectos más prolongados que el alcohol y unas secuelas mayores.

Como es habitual, desde la Jefatura Provincial de Tráfico se ha pedido a los ayuntamientos de la provincia que colaboren en esta campaña con su Policía Local para concienciar a los conductores a que no cojan el coche si han bebido ni aún en los trayectos pequeños, ya que es en vías urbanas donde se produce un alto porcentaje de accidentes a consecuencia del alcohol, en los que en buena parte están implicados peatones.