Proteger el normal desarrollo de los actos festivos de la Semana Santa , garantizar la seguridad y evitar que se cometan hechos delictivos, son los principales objetivos estos días de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Policia Nacional, Guardia Civil y Policia Local trabajan de manera coordinada para todo se desarrolle con normalidad y no se registren accidentes ni incidentes.

Los consejos que se difunden estos días, pretenden recordar que las aglomeraciones, las prisas, los desplazamientos o las supuestas obras de caridad pueden esconder trampas para nuestros bolsillos o nuestra seguridad.

Uno de los consejos principales es mantener a los más pequeños siempre vigilados para evitar que desaparezcan. Dos medidas sencillas que se deben adoptar:

– Anote el número de móvil del padre o de la madre en el brazo del niño o póngale un colgante con sus datos de identidad y teléfono.

– Enseñe a sus hijos a conocer su propio nombre, apellido, domicilio y teléfono.

Durante estos días las zonas de mayor afluencia de público reúnen a gran número de personas y son un entorno perfecto para la actuación de carteristas, timadores, descuideros y otros delincuentes. Recuerde también estas pautas:

– Mantenga sus pertenencias siempre a la vista.

– En los actos religiosos o pasos procesionales dónde se concentran masivamente personas, a ser posible, lleve su bolso en la parte delantera, con la mano encima y siempre cerrado. Quien evita la ocasión evita el robo. No lo olvide.

– Preste atención a su cámara fotográfica o de video en los lugares de esparcimiento

– Si utiliza vehículo, no deje objetos de valor o llamativos a la vista.

– Desconfíe de “ayudas” sospechosas. Suelen ser argucias para robarle.

– En la calle no intervenga en juegos de azar ni acepte “gangas”. Seguro que son un engaño o un timo.

Los días de Semana Santa suelen ser aprovechados para visitar a familiares o realizar unas pequeñas vacaciones. Si sale de casa no olvide cerrar con llave la puerta de su vivienda y no sólo con el “resbalón”, así es muy fácil acceder a su interior. No deje señales visibles de que su casa está desocupada, no baje totalmente las persianas e instale programadores que enciendan y apaguen alguna luz, radio o televisión. No divulgue su ausencia.