La recién nombrada como delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Maribel Lozano (PP), ha dicho asumir esta nueva responsabilidad “ilusionada, pero con los pies muy en el suelo” con el objetivo de “transformar la provincia”.

Así lo ha indicado a Europa Press apenas minutos después de que su nombramiento se haya hecho oficial en el Consejo de Gobierno celebrado este martes y cuando llegaba al Parlamento autonómico para “renunciar al acta de parlamentaria”.

De esta forma, Lozano, que fue la cabeza de lista del PP jiennense en las elecciones del 2 de diciembre, dejará su escaño en la Cámara, donde, según ha precisado, será sustituida por el secretario general del partido y alcalde de Los Villares, Francisco Palacios. El regidor, que ocupó el cuarto puesto en la candidatura, deberá, a su vez, dejar la Alcaldía al ser incompatible con la condición de parlamentario andaluz.

En cuanto a su nueva labor al frente de la Junta en Jaén, la también exalcaldesa de Torredonjimeno y vicesecretaria de Política Municipal y Desarrollo Rural del PP-A se ha mostrado “contenta e ilusionada, pero con los pies muy en el suelo y muy consciente de la responsabilidad tan grande” que asume.

“Una responsabilidad con el compromiso, sobre todo, de transformar la provincia de Jaén. Al final, yo fui la candidata, visité todos los pueblos que pude y prometimos que si había un cambio en Andalucía y un nuevo gobierno, eso se va a notar en Andalucía y Jaén. Y a eso me voy a dedicar en cuerpo y alma”, ha destacado.

Para llevar a cabo ese trabajo, está también “pendiente de que se nombre al resto del equipo” de la Junta en Jaén, que estará formado por seis delegados territoriales: tres de ellos a propuesta de los ‘populares’ y otros tantos, de Ciudadanos, según ha precisado en su comparecencia el portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo.