El alcalde Javier Chica ha visitado este miércoles las obras de emergencias que se están ejecutando en el castillo del Berrueco, una intervención con la que se pretende frenar el deterioro de esta importante fortaleza ubicada en plena campiña torrecanpeña y declarada como Bien de Interés Cultural.

Acompañado por el cronista oficial de Torredelcampo y catedrático de Historia Medieval de la UJA, Juan Carlos Castillo, el arquitecto redactor del proyecto, Juan Carlos García y la concejala de Cultura, María Jesús Rodríguez, el alcalde ha podido conocer de primera mano, como se llevan a cabo las obras iniciadas recientemente. Chica ha subrayando la intención del Equipo Municipal de Gobierno de continuar trabajando para recuperar el patrimonio histórico del termino municipal, destacando la intención del Consistorio de conseguir que el emblemático castillo del Berrueco, que actualmente es propiedad privada, pase a ser de dominio público.

Javier Chica se ha mostrado satisfecho por el ritmo que llevan estas obras de emergencias, anunciando la intención del Ayuntamiento de plantear futuros proyecto que sirvan para consolidar y poner en valor el recinto.

La intervención planteada pretende atajar el abandono del recinto, ya que las excavaciones mineras, los numerosos actos de vandalismo —como las pintadas en sus paredes y el saqueo de sillares para ser utilizadas en las construcciones vecinas— y los efectos de la erosión han originado que las estructuras que aún se mantienen en pie corran “inminente peligro de derrumbe”.

La idea es afianzar la estabilidad estructural de los elementos más representativos y característicos de la fortaleza, con la máxima simplicidad posible para evitar interferencias de los trabajos en la propia historia de superposiciones estilísticas y tipológicas.

El Ayuntamiento de Torredelcampo, adjudicó el pasado mes de enero la intervención a Construcciones Calderón S.L. por un montante de 136.620 euros, con un plazo de ejecución de 3 meses, a partir del acto de comprobación del replanteo.

El Berrueco es un castillo rural ubicado en un área de campiña a unos kilómetros del casco urbano torrecampeño y de Jaén. Es una fortificación edificada por los musulmanes en torno al siglo XII y reformado por los castellanos tras su conquista. Participó tanto en las luchas fronterizas entre moros y cristianos, como en los conflictos civiles que enfrentaron a los nobles con el rey Enrique IV. En sus cercanías hay inmuebles como naves de aperos, viviendas, una ermita y una escuela.