Foto / Esteban Ureña

Hasta 200.000 euros de multa. Esa es la sanción prevista por derribar nidos de cualquier especie de golondrina. Tanto la legislación española como la europea, condenan como infracción grave causar algún tipo de daño a estas aves, estrictamente protegidas por la ley, y a sus nidos: tanto si están ocupados como si no.

Por eso es conveniente recordar a todos que está rigurosamente prohibido retirar los nidos de las golondrinas incluso de nuestra propia vivienda, muy especialmente ahora, en época de cría, mientras algunas parejas intentan sacar adelante a la última pollada antes de regresar a sus territorios de invernada en África.

 

En este didáctico manual de nidales artificiales editado por SEO/Birdlife podemos aprender de una forma sencilla a construir paso a paso nidos de golondrina para favorecer su presencia o restaurar sus colonias: ellas ya se encargarán a su regreso de hacer las reformas oportunas.

Recordemos que la compañía de las golondrinas es muy beneficiosa para nuestro hogar. Se calcula que un solo ejemplar llega a comer hasta sesenta insectos voladores a la hora: eso equivale a más de ochocientas moscas y mosquitos diarios. Basta con calcular los insectos voladores que acechan nuestras terrazas y patios o los que entran en el interior de la vivienda para entender hasta qué punto son el mejor insecticida: 100% ecológico y natural.

Antes de terminar una llamada a la colaboración ciudadana, tan imprescindible para conservar la naturaleza y proteger el medio ambiente. En este caso, si asistimos a cualquier daño causado a las golondrinas o a sus nidos debemos tomar nota de todos los datos relacionados con los hechos que permitan identificar a los culpables y dar aviso urgente a los agentes forestales o medioambientales llamando al 112: ellos se encargarán de tramitar la correspondiente denuncia.