Del 14 marzo al 20 de junio y coincidiendo con la vigencia del estado de alarma se ha constatado «un descenso significativo» de un 29 por ciento de las infracciones penales en la provincia de Jaén. Es el principal dato del balance que ha realizado la subdelegada del Gobierno en Jaén con los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la provincia durante los 99 días que ha estado en vigor el estado de alarma.

«Las estadísticas evidencian cómo a partir de las primeras fases, las cifras de delincuencia van aumentando conforme se van flexibilizando las medidas de aislamiento», ha dicho Madueño tras la reunión.

Al respecto, y según los datos aportados por la Comisaría Provincial y la Comandancia de Jaén, el número de delitos se redujo de «forma considerable» durante la segunda quincena de marzo. Durante este periodo, la normativa va permitiendo poco a poco algunas medidas de flexibilización y movilidad, como las salidas de menores acompañados en franjas horarias concretas, a partir del 26 de abril, o el ejercicio físico no profesional, desde el 2 de mayo.

A partir del 4 de mayo, y hasta el 10 del mismo mes, Jaén entra en la fase 0 del proceso de desescalada. En la fase 1, comprendida entre el 11 y el 24 de mayo, el número de delitos sube, pero todavía está muy por debajo de las cifras registradas en el mismo periodo del año pasado. Entre el 25 de mayo y el 7 de junio, la provincia de Jaén se regula por la normativa de la fase 2, marcada por una mayor flexibilización de las medidas de restricción.

En esta fase, además, las Policías Locales ya no dependen del Mando único del Ministerio del Interior. En este periodo, se registra un ligero incremento de la delincuencia, en consonancia con la flexibilización de las medidas de aislamiento. Finalmente, en la fase 3, que entró en vigor el 8 de junio y que se extendió hasta el sábado 20 de junio, las cifras muestran que el número de delitos sube, aunque sin alcanzar los parámetros de años anteriores.

Con respecto a la tipología de la delincuencia, la subdelegada ha destacado que se ha producido un descenso en casi todos los delitos relacionados con el patrimonio –hurtos, robos en interior de vehículo, robos con fuerza y robos en el interior de domicilio–. No obstante, sí que se han incrementado las denuncias por fraudes a través de internet.

Además, se ha detectado, a raíz de la nueva normativa que obliga a la doble comprobación en compras online, que los delincuentes han cambiado su modus operandi: a las operadoras le solicitan un duplicado de la SIM y automáticamente se hacen los «dueños del teléfono», en donde se recibe el código de doble verificación.

La subdelegada también ha informado del descenso de denuncias sobre violencia de género registradas por la UFAM (Unidad Atención a la Familia y Mujer) y por el Equipo de Mujer y Menor (EMUME) de la Comandancia, durante el primer período de estado de alarma, si bien aumentaron un 20 por ciento las llamadas de consultas de situación personal de mujeres y asesoramiento.

Por el contrario, sí se apreció un aumento de denuncias por malos tratos de padres a hijos menores de edad. En este sentido, Catalina Madueño ha agradecido especialmente «el trabajo y sensibilidad de los agentes protectores de víctimas de violencia de género que incrementaron la labor de control de sus víctimas vía telefónica, al objeto de poder estar más cerca de ellas».

Y con respecto a los delitos contra la salud pública, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil han culminado diversas operaciones durante el estado de alarma que han permitido desmantelar grupos organizados dedicados, presuntamente, al tráfico de sustancias estupefacientes.

En cuanto a la valoración general de la provincia, la subdelegada ha destacado que, exceptuando algunos incidentes aislados, los jiennenses han actuado «con civismo» y que han acatado las normas, «dando ejemplo de responsabilidad».

La Policía Nacional de Jaén ha atendido durante este periodo 13.375 llamadas, de las que 8.228 solicitaban algún tipo de información relacionada con el estado de alarma. Los agentes, en colaboración con las distintas policías locales, realizaron 173 controles estáticos de identificación, así como dispositivos especiales en las entradas de los vehículos para evitar los desplazamientos a segundas residencias.

Del mismo modo, se han realizado 254 servicios humanitarios y de carácter asistencial y se visitaron los comercios declarados esenciales durante el estado de alarma. Por su parte, la Guardia Civil de Jaén ha efectuado más de 20.500 controles, en los que se identificó a 66.936 vehículos y 82.2774 personas. La subdelegada les ha agradecido «su colaboración incansable con los ciudadanos», con quienes desempeñan servicios esenciales, así como su trabajo por la seguridad, en la prevención de las distintas modalidades delictivas.

Catalina Madueño ha hecho hincapié en la «fructífera» colaboración de la Guardia Civil y la Policía Nacional con las distintas policías locales, así como con la Unidad Adscrita, que han estado trabajando «codo con codo» con las Fuerzas de Seguridad del Estado en el Mando Único, hasta el 25 de mayo, garantizando la seguridad en los municipios.

Igualmente, ha resaltado la lealtad institucional de todas las administraciones, ya que la Delegación de Gobierno andaluz, la Diputación Provincial y los diferentes ayuntamientos se integraron plenamente en el operativo especial coordinado por la Subdelegación del Gobierno, con reuniones y videoconferencias periódicas de coordinación y con una conexión permanente entre sus responsables.

Madueño ha felicitado a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado por la labor desarrollada durante el estado de alarma para mantener el orden en la provincia. Lo ha hecho durante la reunión que ha mantenido con el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén, Francisco José Lozano, y el jefe provincial de Operaciones de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, Adriano Rubio, en la que se ha hecho balance de este periodo.

«Se ha efectuado un trabajo extraordinario en el que ha destacado el altísimo nivel de eficacia contra los delitos informáticos», una labor que Catalina Madueño ha agradecido a los agentes «su profesionalidad y entrega, por su vocación y defensa de los derechos y deberes de la sociedad en unas circunstancias tan extraordinarias como una pandemia». «Ha sido un periodo complicado para todos, que ha contado con restricciones para la movilidad, la interacción social y la realización de actividades», ha agregado.

La subdelegada también ha resaltado el esfuerzo colectivo de colaboración por parte de la mayoría de la ciudadanía, pero ha pedido seguir manteniendo la prudencia, las medidas preventivas y las recomendaciones para evitar contagios, «pues la responsabilidad individual nos ha permitido avanzar hacia la nueva normalidad». «No arrojemos por la borda todo el trabajo realizado hasta ahora», ha dicho Catalina Madueño.